Rainbow Warrior: cómo es la tecnología ecológica del barco de Greenpeace

Rainbow Warrior: cómo es la tecnología ecológica del barco de Greenpeace

El Rainbow Warrior, el barco más famoso de Greenpeace, está en Buenos Aires acompañando los 30 años de la organización ambientalista en Argentina.

Este “Guerrero del arcoiris” que está amarrado en Puerto Madero y que puede ser visitado por el público hasta el domingo de Pascua es el tercer barco de Greenpeace que lleva ese nombre. El primer Rainbow Warrior sufrió un atentado del gobierno francés en 1985, que lo hundió con dos bombas y terminó con la vida del fotógrafo de la organización, el portugués Fernando Pereira. Luego, el Rainbow Warrior II culminó su derrotero ambientalista en 2011, cuando se convirtió en un barco hospital en Bangladesh.

El Rainbow Warrior III fue construido especialmente para Greenpeace -sus predecesores y los otros dos barcos de la flota, el Esperanza y el Arctic Sunrise, fueron reconvertidos por la organización. “Fue construido desde cero con altos estándares ambientales para llevar a la práctica lo que nosotros le reclamamos a gobiernos y empresas del mundo”, explicó Paula, una de las voluntarias a cargo de coordinar la recorrida por el barco.

El Rainbow Warrior III es un velero de 11 metros de ancho y 54 metros de largo construido con criterios de sustentabilidad y numerosas innovaciones tecnológicas que la convirtieron en una embarcación respetuosa con el ambiente.

Navega casi todo el tiempo a vela y por eso utiliza poco combustible fósil. Tiene un motor electrodiésel que se pone en marcha cuando tiene que entrar a un puerto o capear un temporal. Los mástiles tienen una inclinación especial que optimizan la navegación.

Con 1250 metros cuadrados de velamen, las velas captan la energía del viento y es almacenada y utilizada en el barco para iluminación, consumo eléctrico, calefacción y calentar el agua.

Tiene una bomba desalinizadora de agua, que toma el agua del mar, le quita la sal y la vuelve potable. De esa manera, no es necesario transportar agua para consumo humano.

Las aguas residuales que se generan en la cocina o los baños van a un pozo donde se tratan con microbios que se alimentan de materia fecal y de esa manera el agua puede reutilizarse en limpieza de cubierta o el lavado de la ropa, por ejemplo.

Cuenta con el “pasaporte verde”, que certifica que sus componentes podrán ser reciclados cuando sea desguazado.

El próximo destino del velero de Greenpeace será Brasil, donde va a trabajar en una campaña de defensa de la barrera de coral en la desembocadura del río Amazonas, un descubrimiento científico muy reciente que coincide con una serie de permisos que dio el gobierno brasileño para poner plataformas petroleras en la zona.

Multimag Comments

We love comments
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *